5 de marzo de 2013

Lo bonito de usar la bicicleta en la ciudad


Empieza a hacer las cosas que quieres. La vida es simple.


Ahora, como adulto joven, ya comprendo la importancia del ciclismo, no sólo para la propia salud y por los beneficios ambientales, a veces sólo para socializar y disfrutar de la vida. Pienso en el medio de transporte normal de las ciudades: carros, camiones, taxis, tren, etc. como eclipsa la belleza de pasear en bicicleta y llevar una vida cotidiana como ciclista urbano.


Es esa sencilla relación que los seres humanos tenemos con la bicicleta que me ha motivado ( y otros millones mas ) a promover el ciclismo como una herramienta esencial para la vida en la ciudad.

El tiempo tiene una manera curiosa de derrumbarse cuando vas de nuevo a un lugar que una vez amaste. Te pones a pensar. Fui besado en ese edificio, subí a ese árbol, me salia temprano de la escuela para ir a ese lugar, ahí solía comer con mis papas, etc. Esos lugares no ha cambiado mucho desde la ultima vez que fuiste, y por lo tanto piensas que no haz cambiado mucho tu, tampoco.


Volver es lo que le permite ver cómo todos los puntos de tu vida están conectados, como una decisión te lleva a la otra, como un giro del destino, sea bueno o malo, te lleva a una puerta que más tarde te llevará a otra puerta , con largos pasillos y escaleras imprevistas.

El tiempo te pone en el lugar en el que estás ahora. Cada elección deja un rastro de migas de pan, de modo que cuando miras detrás no parece ser un camino muy claro, que te dice en el lugar en el que estás ahora. Pero cuando miras adelante no hay una miga de pan a la vista - hay sólo peatones, semáforos, un montón de carros y unos pocos ciclistas asustadizos que intentan recuperar las calles.


Miras de izquierda a derecha y no encuentras ninguna indicación de qué manera se supone que debes ir. Y te quedas ahí, olfateando el viento de la ciudad, en busca de pistas, y piensas: ¿Y ahora qué?

A veces, no tener idea de a dónde vas funciona mejor de lo que podrías imaginar. Así que súbete a las ruedas de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario